Patente número 3210/1863

La invención del linóleo

No sabemos cuántas noches pasó en vela el inventor inglés Sir Frederick Walton antes de que su Indian Rubber Substitute (sustituto de la goma india) estuviese listo para registrar la patente. Seguramente no fueron pocas. Noches marcadas, al principio, por una sucesión de optimismo y decepciones, pero también por la inquebrantable voluntad de éxito, tan honda que ni siquiera las derrotas pudieron hacerle desistir.

Para que su patente con el número 3210/1863 reuniese las cualidades necesarias para ser excelente como pavimento, Walton necesitó algo de ayuda. Siguió el consejo de su socio y extendió su masa de aceite de linaza sobre un tejido de yute para dejar que se secase, con lo que creó uno de los pavimentos con más estilo de la era moderna que se convirtió en poco tiempo en un clásico: conscientemente ecológico, auténtico y con una estética incuestionable.

Medio siglo más tarde otro nombre quedó ligado de forma inseparable con este celebrado material de principios del siglo XX: Deutschen Linoleum Werke (DLW). Hoy en día es uno de los mayores fabricantes de pavimentos con una oferta que supera con creces la herencia de Walton.

El nombre «linóleo» proviene de sus componentes principales: el lino (lat. linum) y aceite (lat. oleum).

La producción del linóleo de DLW

Hasta que las tiras de linóleo se colocan en el suelo, son necesarios muchos pasos de producción. Este pavimento se fabrica desde hace más de 150 años según una fórmula que ha permanecido casi inalterada. Galileo estuvo en la única fábrica de linóleo de Alemania, ubicada en Delmenhorst y pudo ver la producción de este clásico.

Ver en Galileo TV…

El descubrimiento del linóleo

En los años 1860, Frederick Walton experimentaba con colores de secado rápido. Durante sus experimentos, descubrió en un bote una capa sólida parecida a la goma formada a partir de aceite de linaza oxidado. Tras varios intentos y la adición de otros materiales, creó finalmente en 1863 al primer linóleo.

Composición del linóleo

Además del aceite de linaza, el linóleo está compuesto de otros materiales naturales: harina de madera o corcho, piedra caliza triturada, resinas naturales y pigmentos. El yute sirve como material de base. Gracias a su resistencia, el linóleo fue un pavimento muy extendido hasta los años 50. Pero con la aparición del económico PVC, la moqueta y el parqué prefabricado el linóleo fue cayendo en el olvido.

En los años 1980, cuando la población comenzó a preocuparse cada vez más por el medio ambiente, el linóleo, al tratarse de un producto natural, volvió a ser atractivo. Este pavimento respetuoso con el medio ambiente y compostable tocó la fibra sensible de los consumidores modernos. Desde hace algunos años, el linóleo experimenta su retorno como pavimento atemporal, sobrio, natural y de alta calidad.

Original spanish brown

Uni Walton es el clásico incuestionable del linóleo de la gama de productos de DLW. Un linóleo patentado y probado desde hace 150 años. Reedición: Original Spanish Brown