Hoy, igual que ayer

La Bauhaus y la estética del linóleo

En las primeras décadas del siglo XX, la estética del linóleo de diseño se convirtió en una parte importante de arquitectura contemporánea. En particular, los arquitectos importantes del siglo XX, como Bruno Taut, Ludwig Mies van der Rohe y Walter Gropius, emplearon el linóleo como medio decorativo en el diseño de interiores.

A principios de 1900, Henry van de Velde pidió a Walter Gropius que acudiese a Weimar y le encargó erigir la Bauhaus en el edificio de la escuela. En sus más de 90 años de historia, el edificio sufrió daños por su uso intenso y en la época de la DDR se modificó de forma notable. Se instalaron falsos suelos, se dividieron los pasillos con puertas y se modificaron las ventanas del estudio con un segundo acristalamiento para convertirlas en ventanas dobles, por nombrar solo algunas de las reformas.

En 1996, tras añadirse el edificio de la Bauhaus a la lista de patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, se planeó una rehabilitación reflejada en el concepto y se les confió esta tarea al estudio de arquitectura de Colonia Thomas van den Valentyn y al Harms und Partner de Hanóver.

El concepto de restauración prudente incluía el desmantelamiento de las modificaciones de los años 50 y la recuperación del diseño del edificio de Walter Gropius. Un punto clave en la rehabilitación eran las ventanas del estudio: los arquitectos emplearon para ellas un cristal aislante finísimo desarrollado para la fabricación de automóviles.

«Todo objeto está determinado por su esencia. Para diseñarlo de forma que cumpla su función (un recipiente, una silla, una casa) debe explorarse su esencia primero, pues debe servir para la finalidad que le está destinada, es decir, debe cumplir su función en la práctica, debe ser duradero, económico y «hermoso».» (Cita de Walter Gropius)

Bauhaus Universität Weimar

El edificio principal de la Facultad de Arquitectura de la Bauhaus-Universität de Weimar alberga desde principios del siglo XX múltiples escuelas superiores de arte. Con la unificación de la Großherzoglich-Sächsischen Kunsthochschule (Escuela Superior de Arte Granducal de Sajonia) y la Kunstgewerbeschule Weimar (Escuela de Artes Aplicadas de Weimar), se fundaron los cimientos de la Bauhaus.

Precursora de la modernidad

En 1919, Walter Gropius unificó las escuelas para formar la Staatlichen Bauhaus de Weimar. Se creó un tipo de escuela de arte nuevo, precursora de la modernidad, cuyo título otorga actualmente la Universidad. En 1923, Gropius resumió su idea en la fórmula radical de «Arte y técnica: una unidad nueva». El concepto de «colaboración con la industria» que creó se topó con el rechazo; pero eso no le desanimó, porque «desde el principio estaba decidido a allanar el camino a un arte nueva orientada a la arquitectura frente a cualquier resistencia».

Espacios luminosos

El cristal estirado con máquinas es ligeramente ondulado, lo que permite a la fachada conservar su vivacidad original. Las paredes blancas y marfil de los pasillos, los estudios y los seminarios ayudan a conseguir un ambiente luminoso y fresco de los espacios, mientras que en las escaleras secundarias los colores rojo y azul intensos crean un contraste con la modernidad predominante de estos blancos.

Datos del inmueble

Contratista: Land de Thüringen, Thüringer Finanzministerium (Ministerio de Hacienda de Thüringen), Staatsbauamt Erfurt (Oficina Estatal de Construcción de Erfurt)
Arquitecto: Henry van de Velde;
Rehabilitación: Van den Valentyn Architektur, Colonia; H&P Bauingenieure, Hanóver
Ubicación: Weimar Finalización: 1911/1999
Fotos: Werner Huthmacher, Berlin

El linóleo tiene muchos puntos en común con el arte y el diseño. El preferido, especialmente entre los arquitectos de la Bauhaus, es el de un solo color: el "Uni Walton"