Sanatorio del Dr. Barner en Braunlage

En la era de la higiene

La sociedad de finales del siglo XIX estaba marcada por la tuberculosis. Esta enfermedad, para la que todavía no existía un tratamiento farmacológico, se consideró la «dolencia de una civilización». Los enfermos que tenían suficiente dinero, se trasladaban a los sanatorios de los Alpes. Solo con una estancia de muchos años «a lo Thomas Mann» en un sanatorio existía la posibilidad de curarse.

El sanatorio del Dr. Barner en Braunlage es uno de los más significativos de estilo modernista que aún se conservan en Alemania. En el año 1900 el Dr. Friedrich Barner, filólogo y médico, adquirió dos mansiones construidas en madera al estilo local más arriba del centro urbano y abrió allí el «Hogar de los convalecientes de clase alta».

En 1904, entre los pacientes que buscaban tratarse y recuperarse estaba Albin Müller, profesor de Arquitectura de Interiores y Teoría de las Formas en la Escuela Superior de Arte de Magdeburgo y posterior profesor de la Colonia de Artistas de Mathildenhöhe, en Darmstadt. La amistad entablada con el director del sanatorio durante su estancia dio sus frutos para el arquitecto: Friedrich Barner le encargó la construcción de una ampliación del edificio.

Con el representativo edificio central construido en 1914, Albin Müller unió las mansiones existentes para formar una instalación de tres alas. Pero la verdadera particularidad del sanatorio queda patente en su interior: todo el diseño interior, incluidos muebles, elementos de madera, escaleras, revestimiento de la pared, iluminación, vajilla y cubertería, fue creado por Albin Müller siguiendo el Modernismo tardío y se ha conservado en su mayor parte hasta hoy. Cada estancia sorprende por una combinación especial de materiales y tonos.

Además de materiales como el mármol y la madera maciza, se empleó sobre todo el por aquel entonces novedoso linóleo, y no solo en multitud de suelos, sino que también se cubrieron las paredes con linóleo (los revestimientos murales llamados Lincrusta). Además de las ventajas higiénicas que ofrecía el material, no se descuidaba la parte estética: gracias al procedimiento de incrustado en el que se añadían los patrones cromáticos u ornamentales en el suelo el linóleo, podían crearse diseños personalizados según el proyecto de Albin Müller para los suelos y las paredes del sanatorio.

En el sanatorio del Dr. Barner se conservan todavía hoy casi 1300 m² de suelos de linóleo incrustado.

Linóleo de estilo modernista

El sanatorio del Dr. Barner se encuentra en Braunlage, una ciudad balneario, también con estación de deportes de invierno, en Harz. La clínica privada abierta en el año 1900 abarca dos mansiones de estilo histórico y un edificio central construido como ampliación en 1914, y sirvió como «Hogar de los convalecientes de clase alta». El denominado edificio central del sanatorio lo construyó Albin Müller, quien más tarde sería director de la Colonia de Artistas de Mathildenhöhe en Darmstadt, y es uno de los testimonios más significativos del Modernismo alemán tardío.

 

 

Linóleo incrustado

Para el suelo se empleó linóleo incrustado, que se inventó a finales de siglo. Con este procedimiento podían añadirse patrones cromáticos u ornamentales en los suelos de linóleo muy resistentes al desgaste. Se fabricaron siguiendo los diseños de Müller con patrones de varios colores llenos de contrastes, con formas geométricas y orgánicas: doce para los suelos y tres para los revestimientos murales Lincrusta. No es casualidad que fuese el propio Albin Müller quien idease el diseño de los suelos de linóleo. Del mismo modo que Peter Behrens o Albert Gessner, mantenía por lo general una estrecha colaboración con la industria y la artesanía a la hora de crear proyectos propios con formas industriales. Estos tres diseñadores son por derecho propio los pioneros de la creación de los productos modernos.

Información del inmueble

Arquitectos: Albin Müller, Dittersbach
Miembros del equipo: Anker-Linoleumwerke,
Delmenhorst (suelos de linóleo y revestimientos murales Lincrusta)
Contratista: Dr. Friedrich Barner, Braunlage
Finalización: 1914
Ubicación: Doktor-Barner-Straße 1, Braunlage  
Fotografía: Sanatorio del Dr. Barner, Braunlage

Im Presshaus für Inlaid-Linoleum, 1930

Casi todo el edificio está cubierto con suelos de linóleo y revestimientos murales de linóleo, los llamados Lincrusta. Incluso estos, únicos en Alemania, se han conservado en su mayor parte hasta la fecha. El concepto de higiene marcó la visión médica en aquella época de forma decisiva. Los suelos de linóleo eran perfectos para las clínicas, porque eran fáciles de limpiar, antideslizantes, relativamente blandos y agradables al andar.